Descubriendo el gran Malbec uruguayo

Autor/medio: Bodegas del Uruguay

2020-08-06 00:00:00

Un emprendimiento de magnitud en proximidad de Tarariras, elabora hoy vinos a partir de la variedad insignia de Argentina, en calidad de gran reserva y con nuevas tecnologías.

Cuando conocimos Viñedos y Olivares del Quintón, sentimos como si se nos hubiese revelado un secreto. Esa especie de mezcla por el descubrimiento y el asombro que nos despertó desde su paisajismo, su arquitectura y hasta su equipamiento, es el que vamos a compartir hoy. Aquí está "el secreto mejor guardado del departamento de Colonia". Abrimos las puertas de Viñas del Quintón.

Se accede a la finca desde Tarariras por la ruta 50, que conecta la ciudad con la Ruta 1 a la altura de Riachuelo, prácticamente todo el acceso es pavimentado. Al trasponer la portera divisamos un paisaje ondulado donde conviven viñedos y olivares con un entorno natural atravesado por el arroyo Quintón. En sus 120 hectáreas se encuentran además de la bodega, la almazara y el casco principal.

Según el geólogo Lic. Sergio Gagliardi, se trata de un suelo formado por extrusión volcánica, donde el enfriamiento paulatino del magma permitió la formación de cristales minerales visibles: cuarzo, feldespato y mica biotita y moscovita de 2.200 millones de años de antigüedad. En la construcción de la bodega se ha dejado expuesta la roca madre, que evidencia la composición de este terreno donde las vides encontraron las condiciones propicias para otorgar frutos de gran calidad.

Por otra parte, además de la elevación, es considerable la proximidad con el Río de la Plata, a unos 18 km. en línea recta donde se halla el balneario Santa Ana, desde donde penetran en forma casi permanente suaves brisas. Esta cercanía también es responsable de una considerable amplitud térmica.

Los viñedos

La dirección agronómica está a cargo del Ing. Agr. Martín Chivetti. Las vides se comenzaron a implantar en el año 2012. Las plantas fueron importadas directamente de Francia: en total hay 7 ha de Cot-Malbec, y 0.5 ha de Syrah. La conducción es en espaldero alto, con sistema Guyot de una sola vara, dejando pocas yemas para limitar la producción.

"El objetivo es tener pocos racimos y bien distribuidos, para alcanzar una recolección de entre 3500 y 5000 kg/ha, dependiendo del cuadro", explica Chivetti. "Al dejar menos carga hay que cuidar mucho la sanidad hasta llegar a la maduración total".

La vendimia se realiza lo más tarde posible para permitir la mayor concentración de azúcar y, por consiguiente, una graduación alcohólica lo más alta posible, que para el perfil del vino buscado permite una larga crianza en madera. Al mismo tiempo, las semillas en las bayas alcanzan una lignificación significativa, que aportan al vino taninos maduros sin aristas verdes.

 

Un gran Malbec

El asesoramiento enológico es prestado por el Enól. Rolando Lazzarotti, de Argentina. Un "experto" en Malbec, con más de 40 años de experiencia en varias bodegas de Argentina y Chile, entre ellas, la reconocida Luigi Bosca, que junto a los propietarios de Viñas del Quintón ha diseñado para su Malbec un estilo único.

Parte de estos resultados está íntimamente ligado al concepto gravitacional con que se construyó la bodega. Viñas del Quintón es la única bodega coloniense en que todos los procesos aprovechan únicamente la gravedad. Toda la concepción edilicia, ecológica y no contaminante, permite obtener vinos de alta gama más naturales, economizando medios materiales, humanos y energéticos.

El -hasta ahora- único vino que comercializa, Bruna Etiqueta Negra Malbec 2018, que actualmente llega al mercado de Montevideo por venta directa de bodega, realizó maceración pre fermentativa por 72 horas, fermentación durante 15 días con cuatro pisonajes diarios, y 35 días de maceración postfermentativa en cubas de acero inoxidable. Para el prensado, que dura unas 12 horas, se utiliza un sistema de vejiga colapsable, único en el país, que previene totalmente la oxidación del vino. La crianza durante 14 meses se realiza en barricas de roble francés de primer uso, del atelier Seguin Moreau.

El resultado de este proceso, siguiendo estrictos protocolos de elaboración, es un vino de gran reserva complejo en aromas de frutos maduros y especias, con un aporte de tostados muy equilibrados por el paso en madera, de final largo y persistente. Su estilo busca un balance equilibrado entre los tintos modernos muy frutados y los tradicionales donde prevalece la madera: en resumen, tiene la moderna elegancia de los Malbec argentinos de alcurnia, y muestra con gran orgullo su garra charrúa.

 

La bodega

Como adelantamos arriba, el diseño de la bodega también es único. El proyecto y la dirección de obra corresponden al Arq. Gabriel González Abella. El edificio se encuentra sobre una loma de piedra, y parte de los muros se erigieron con piedras de una cantera en el mismo campo. La parte subterránea respetó la estructura de la roca madre con una excavación adyacente.

Además de la premisa de que fuese gravitacional, se apuntó como concepto a la visibilidad total de los procesos. Los cuatro niveles de la edificación balconean unos sobre otros y desde distintos ángulos se puede apreciar simultáneamente todas las etapas del proceso productivo: la recepción de granos y prensado leve, el encubado en acero inoxidable, la crianza en barricas en el nivel inferior, y el añejamiento en botellas. "Quiero que todo lo que allí se haga pueda ser visto por cualquier persona", pidió a los arquitectos el enólogo Lazzarotti, confirmando que uno de los propósitos fundamentales del proyecto es mostrar abiertamente la calidad del trabajo que allí se realiza, presente en la calidad del vino.

La visibilidad interior es acompañada por el paisaje exterior, ya que la planta superior es casi transparente con múltiples ventanales que permiten apreciar el entorno con sus verdes y su lago, y viceversa, da entrada a la luz natural. Al mismo tiempo la orientación de la edificación favorece el pasaje de corrientes de aire que la surcan de sur a norte en todos sus niveles, refrescando y renovando el aire.

Como proyecto integral, Viñedos y Olivares del Quintón sostiene, promueve y ejerce la defensa de los valores de sustentabilidad y respeto por el medio ambiente, con un programa de reutilización de sólidos en los procesos, tanto como de consumo mínimo de agua y energía eléctrica.

 

Aceite de oliva

 

En un edificio muy próximo funciona la almazara, también equipada con maquinaria de última generación de origen italiano, y cuyo aceite de oliva Piedras del Olivar ya es reconocido por el público especialmente en Colonia del Sacramento y Montevideo, y preferido en la cocina de importantes establecimientos gastronómicos y hoteles de la zona.

 

Visitas

 

El establecimiento se encuentra abierto para recibir visitantes con diversos programas que se llevan a cabo de martes a domingo por la mañana, con y sin almuerzo. Por otro lado, el casco principal cuenta con comodidades para albergar huéspedes, haciendo de la estadía un encuentro único con la naturaleza.

 

En cumplimiento de las normas sanitarias actuales, aplican todos los protocolos necesarios que garantizan brindar un servicio seguro a fin de aprovechar y disfrutar sin riesgos el recorrido turístico.

 

Información

Para adquirir vinos en Montevideo, hay que realizar el pedido a través de este link: https://tinyurl.com/BrunaMalbec2018

 

Nota completa en https://www.bodegasdeluruguay.com.uy/notas/leer/descubriendo_el_gran_malbec_uruguayo